miércoles, 3 de enero de 2007

Dos Mil Siete

El 2 de enero empecé oficialmente este 2007, tenía pensado escribir un balance del año y una reflexión sobre las metas y buenos deseos (lo típico) pero esta ocasión fueron terceras personas las que con sus palabras expresaron mis ideas.

En el blog de Marcelo Figueras encontre lo necesario para iniciar este año:
...Nada cambiará en el futuro si no hacemos hoy los movimientos que preparen el camino de ese cambio...

En el terapia/blog de Xavi hallé esto (que bueno que aún hay cordura en este mundo tan loco):
...A veces no importa que las cosas no sean reales. Lo importante es que sean buenas, que nos den ánimo para seguir viviendo, y que podamos contarlas creyéndolas a pies juntillas....

En SentadoFrente Al Mundo me nutrí de valor:
...No, no…ahora no quiero irme, nuevamente estoy aprendiendo a vivir...


Este nuevo año espero aprender más cada día, ser mejor persona, más valiente y menos egoísta, esto de los blogs funciona, que bueno que hayan humanos que construyan ventanas en sus vidas para espiar un poco cuando lo necesitamos.

Los invito a leer los posts completos en sus sitios originales.
Marcelo Figueras
Xavi
Sentado Frente al Mundo

4 comentarios:

Materia Invisible dijo...

Las listas de propósitos solo les funcionan a pocos, si tu realmente te propones algo no necesitas esperar un 1ero de enero para empezar.

Leí los post que recomiendas, muy buenos!

Autómata dijo...

Saludos, es verdad pero a veces el fin de año/nuevo año funciona como detonante mental para reiniciar (por así decirlo) nuestro sistema, siempre se puede empezar de nuevo, pero no hay que dejar nada inconcluso.Gracias por visitar este sitio y comentar.

Luis dijo...

Al final los propósitos de comienzo de año, quedan en eso, propósitos.
Uno que se apunta al gimnasio (y solo va la primera semana) otro que deja de fumar (hasta la hora de cenar).
Pero está bien hacer esta reflexión, es bueno para el espíritu de cada uno.

Autómata dijo...

Bueno, es verdad la mayor parte de las veces, entonces el verdadero compromiso sería cumplir con estos propósitos porque algunos espíritus necesitan mucho más que eso, requieren ver cambios palpables. Gracias por comentar.