lunes, 3 de mayo de 2010

Cordura Senil

Hoy desperté con pena, con temor al tiempo, a envejecer, quedarme ciego y sordo, solo, encerrado en mi empaque.

Dicen que la madurez y la cordura llegan con los años, yo quisiera vivir en eterna fantasía, llegar a viejo y querer construir maquetas de barrios desconocidos, dejar que niños angelicales eviten mis caídas, y atesorar vinilos para que sean tocados en mi despedida.

Error, más allá de la pena, eso es vida hijos de puta.

El que salga ileso de todo esto es un pusilánime de mierda que merece desvanecerse y ser olvidado.

1 comentario:

PsicoPoeta dijo...

Buenas letras. Bien cabronas.