miércoles, 14 de octubre de 2009

Ups la memoria: más discos memorables de la década

Antes proclamaba emocionado que Kid A, según mi ánimo, es El Álbum de la década que ya mismo termina.

Y bueno, con el mismo impulso, vamos con un ejercicio de recordar sin mayor esfuerzo los discos (sí, discos) que hiceron más llevaderos estos años previo al futuro (osea al 2010).

Sin orden, la única relación que tienen va por el lado de que no son bandas nuevas, son proyecciones de agrupaciones del milenio anterior.

Vamos, los mejores de esta década en sus inicios:

Think Tank, Blur (2003)
Graficado por Banksy, este tanquecito del pensamiento alejó a Blur del desenfado guitarrero (gracias a la ausencia de Coxon) y lo acercó a las mixturas contemporáneas, más oscuras dentro de lo oscuramente permisible, y se agradece que se haya quedado como un discazo de despedida de esta banda, el mejor bajón para eso que se llamaba Blur.






Sea Change, Beck (2002)
Por el 2002 la cabeza andaba electrónica (algo así como la era Warp con media década de retraso), de repente Beck reaparece como un músico maduro y sincero, despojándose de una capa luminosa de tristeza.

Con producción del dios Godrich, Sea Change está plagado de instrumentos acústicos que asientan eso de crear-atmósferas y de mandarnos directo al universo de la depresión disfrutable.





Never, Never, Land , Unkle (2003)
La electrónica y el brit pop amalgamados por la magia de Lavelle, este disco si viene directamente de los 90's a plantarse como otro referente del momento musical que se extendió casi por toda la década.

Como buen álbum de Unkle, sirve como soporte para cualquier pensamiento político/light y el modo de ver el mundo como un lugar viejo y gastado.






10 000 Hz Legend, Air (2001)
Los franceses Air, contra todo pronóstico, se han dejado seguir en tiempo real (considerando la dificultad de conseguir música en Ecuador por esos tiempos) y con" La Leyenda de los Diez Mil Hertzios" se convertían para mi podio personal en unas de las mejores bandas aún en actividad.
Con un trasfondo de instrumentos de museo, dejaban ligeramente su dulzura pop para convertirse (en mi mente) en algo así como unas figuras etéreas que se manifestaban a través de estas ondas electrónicas, haciendo cómodamente lo que para otros sería experimentación. Este es uno de los discos que quiero seguir escuchando cuando tenga 80 años, definitivamente.

18, Moby (2002)
Sí, esta lista está bien mainstream, y agradezco que así sea.

Moby, con el 18 lograba equilibrar su gusto extremadamente pop, su capacidad de hacer canciones hermosas mientras la electrónica empaquetaba todo esto. Cuando aún se tripeaban videos en Mtv.







Talkie Walkie, Air (2004)
Sí, soy fan. Un par de años después por fin entendía de qué iba Biological, y de la mano la primera canción que he decidido dedicarle a alguien (a quien hoy es mi esposa): I don't know why I feel that way with you... I need your DNA.

Otro álbum de la banda sonora de mi vida.






Geodaddi, Boards of Canada (2002)
Este llegó un par de años tarde, gracias a un comentario de Yorke y su fascinación por estos escoceses . Otro álbum que empezó a definir varias cosas: la electrónica era una vaina del pasado (vía los noventas) y que dentro del ruidismo y la ambientación sintetizada se esconden sentimientos.

El soundtrack para una hoja de papel en blanco y unos cuantos lápices.

4 comentarios:

Princesa Quil dijo...

y que discos marcaran del 2010 pa' delante... llegaremos? hmm... q habrá tras el 2012.. hmm ... sobreviviremos? hmm .. me equivoqué de blog? jaja.

Autómata dijo...

plena que sí, esos poderes de Oráculo no andan por aquí jaja

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

creo que has elegido con mucha elegancia

Autómata dijo...

Elegantemente desperdiciado...