jueves, 21 de agosto de 2008

Dedicado a Ralph y Florian…

Long time ago…

Entre el 2000 y el 2001 la disponibilidad de música en la red no era la misma que hoy en día (y las conexiones eran más lentas).

En esa época con unos amigos descubrimos una rareza de álbum nombrado como “rare Kraftwerk album”, nada mal dijimos, y cada cual lo escuchó innumerables veces, algún pana dj incluso usó algunos tracks para sus mezclas y todo bien.

Años después, dimos (sí, en esa época los descubrimientos musicales eran comunitarios) con el dvd de Minimum-Maximum de los alemanes y ninguna de las canciones de esta “rareza” estaban ahí. Revisando la discografía de Kraftwerk no aparecían, y analizando el sonido más coherentemente concluimos que esto, pese a tener en su adn algo de la simpleza electrónica de estos alemanes precursores, no era Kraftwerk.

El futuro del futuro, el futuro del ayer…

Se veía venir, si bien no ha aparecido aún el nuevo Cobain, en la música ya estamos notando que la mirada-hacia-atrás llegó a la última década de la golden-age: los 90´s.

Con unos Daft Punk aún vivos (y metidos en el estudio), estando ya al nivel de banda-de-culto (influencia extrema en Justice, Simian Mobile Disco, MSTRKRFT, Digitalism y demás; la lista es extensa, créanme) uno piensa hasta qué punto la influencia es válida, hasta que punto tu música pasa a formar parte de un proceso que otros continúan, asunto de búsqueda vs. descubrimiento aplicado al mercado.

Música robótica, electro, house-revival, sampleos veteranos, voces sintetizadas, formatos de dúos enmascarados, en fin, la electrónica que llegó al mainstream cansa, se tornó repetitiva.

Pero veamos, en los early 90’s no sólo Daft Punk existía, no se olviden de los tripeados de Future Sound of London y cuanta banda que experimentaba ya con las secuencias no necesariamente discotequeras.

Regresemos al tema de las influencias, es totalmente válido que una creación sea la respuesta inmediata a lo que la alimentó. Pero hay una marcada diferencia entre ser la-copia-de o influenciado-por.

Kraft¿qué?

La banda creadora de la supuesta rareza se llama Krafwelt, cuarteto danés electrónico importantísimo en su escena. Ellos desde sus inicios tomaron la médula robótica minimalista de electrónica temprana desarrollada por Kraftwerk y la humanizaron de cierto modo acercándola a atmósferas más cálidas, algo de psicodelia y ambient, pero manteniendo la esencia del sonido alemán a modo de tributo, sin pretender tomar la posta lograron su propia identidad.


No es coincidencia que Electric Dimension (el nombre de la desenmascarada rareza) haya sido lanzado por Cleopatra Records (a través de Hypnotic su subdivisión electrónica), disquera bastante under que en su catálogo cuenta con reediciones de Krafwterk además de una serie de bandas sin mucha trascendencia comercial de los 80´s.

Kraftwelt afirma de donde proviene su música, sin ser una copia o continuación basan sus composiciones en el trabajo de Kraftwerk y más nada. De aquí venimos, ahora escuchen hacia donde vamos.


Electric Dimension (1996) es una joya de la electrónica, inclasificable hoy en día con las demasiadas etiquetas creadas para describir un sonido, es un álbum oscuro, profundo, de cierto modo primitivo aunque espacial. Cada canción es sumamente trabajada y logra su cometido de transmitirte ese sentimiento extraño tiro Alien 1 como si estuvieras metido en un cuarto húmedo con muchas máquinas apagadas y sólo unas cuantas (las más viejas) funcionando; soundtrack para salir a cazar cyborgs, música para andar un poco asustado, pero atento.




fanvideo de Deranged In Space (Kraftwelt, Electric Dimension 1996)

Con temas como Deranged, Clockworked, Interference, Suspected Subcity Substances, Sci-Fi Momento, dejan atrás al pana Richard D. James para construir ellos mismos su podio.

Luego en el 98 lanzan su segundo y al parecer último disco Retroish, donde limpian un poco el sonido actualizan esa inocencia a lo Neon Lights pero un poco más minimal dance, mantienen la simpleza mientras siguen estableciendo en su música una especie de retrospectiva de lo que la electrónica es, fue y obviamente será.






The Eighth Approach (Kraftwelt - Retroish 1998)

En este álbum son destacables Retroish, Slipstream, la alemanísima Backeast, Beautybox, R.T.F.2 y la sentimental canción de cierre Au Revoir.

En Retroish el homenaje es más marcado, pero es muy interesante como cierran este ciclo de composición ubicándose adelante del sonido retro-futurista, y siendo del 98 se escucha muy actual.

Creo que cualquier persona amante de la música debe tener en su colección estos álbumes.


(como pana aprovechen estos links hallados por ahí y descarguen lo antes posible estos discos:
Electric Dimension, Retroish)


9 comentarios:

vinicio dijo...

Kraftwelt (genial aporte) la falta del beat en algunos temas, me daba la impresión como lounge, un tanto ambient, pero es cierto que lo oscuro del sonido incita a algo más, va mucho más allá.

Anónimo dijo...

He escuchado a Simian Mobile Disco y de verdad son muy buenos.

Aquí te dejo un link, donde pasan mucha música de estos grupos y bastantes más en la misma onda que tú nombras, las 24 horas del día:

http://www.lastfm.es/listen/globaltags/electronic

Saludos mano.

Autómata dijo...

Vinicio, Anonimo, muchas gracias por su visitaa, palabras y recomendación...

ya visitaré ese lastfm se oye interesante...

¿se bajaron los discos?

deberían

Zeta dijo...

Hola, no pusiste la contraseña del archivo.

Anónimo dijo...

Hi,

what's the PASSWORD for the Retroish album???

Thanks!

Autómata dijo...

Hi, thanks for the comment...

really i don´t know the password, but, come tomorrow, i´ll upload the album for you this night.

see ya

Anónimo dijo...

Sounds great...
Thank you in advance!

Anónimo dijo...

Hi,

are you still uploading the album???

Thanks!

Anónimo dijo...

I dont know how long your night are, but there's no new download link.
Thanks for trying anyway...
:-/