miércoles, 23 de septiembre de 2009

El vuelo de la serpiente emplumada (Tarot Sport de Fuck Buttons)


En las inspiradas reseñas musicales muchas veces se utilizan frases como "emocionales paisajes sonoros" o "evocaciones épicas". Si ya las has usado, o las has leído, pues a mala hora, porque son descripciones que le calzan perfectamente al nuevo álbum de Fuck Buttons.

Unos pasos atrás: el año pasado el hype se encantaba con la bulla (mediática) del dúo electrónico, llegando casi al ruido (sonoro), y basados en estructuras lineales, continuas y densas (drone le llaman) Fuck Buttons aparecían con varios eps y un álbum (Street Horrrsing) excelente, y con su presentación en Juan´s Basement (de Pitchfork) cerraron el círculo de novedad que los envolvió (al saber como es su "en vivo" con tecladitos de juguete, tambores e instrumentos fisher price).


Electrónica, drone, percusiones tribales, inserciones esporádicas de voces guturales en medio de unos de por sí caóticos temas, y la vibración de unos cuantos instrumentos ultrafiltados copando todo el campo sónico posible.

Con Tarot Sport (2009), estos Fuck Buttons se asientan un poco, y rescatan lo mejor de su propuesta anterior (la simpleza de sus canciones, las repeticiones infinitas de líneas de sintetizadores, el paisajismo sonoro, la épica evocacional) pero en un armado más comestible, depurado, y me atrevería a decir: cercano.


58 minutos continuos, a través de 7 temas poderosos, amplios. Un verdadero paseo por montañas espaciales, rumbo a una temporada de surf solar (no podían estar mejor nombradas estas canciones). Producido por Andrew Weatherall, con este álbum se liberan de la fama malhabida y reclaman lo suyo con una bandera de novedad aún sin enarbolar.

Si antes la actitud hacia estos británicos era la contemplación y asombro, lo estático , ahora ya puedes poner a los Buttons en tu sala, y porqué no bailar.

1 comentario:

Princesa Quil dijo...

me acordé del "sonido cremoso de la guitarra".. jeje... calló para siempre esa man