miércoles, 1 de octubre de 2008

Podría estar equivocado...


Ayer en la madrugada descubrí que sigo con una inquietud juvenil: ¿qué revela el tipo tirado en el piso del video de Just?, y no, no dejaré que Google o Yahoo Respuestas me arruinen la duda.


Dudar es bueno para el alma, nos motiva a imaginar, a seguir.

Esa necesidad de controlar todo nos lleva por el mal camino, si me mezcla con algo de tinta política podemos estar hablando de desequilibrio, el caos es esencial.

Pero hasta una sociedad ambientada al caos necesita ciertos detalles de orden, una base, una gran mano que mantenga presionado el botón de encendido el tiempo suficiente para que todo se reinicie.

Yo voté Sí, y estoi ahora a la expectativa del cambio, no lo hice por mí, lo hice por el país en el que posiblemente viva mi hija el resto de sus días. Estoi plenamente conciente que el cambio, un cambio verdadero, saludable, se dará en algunos años, no se puede deshacer tanto daño, no se puede dar marcha atrás a asuntos poderosos arraigados en nuestra mente de un momento a otro, destrucción y muerte son partes del progreso.

Para muestra esa división en mi ciudad, Guayaquil, donde las personas (lamentablemente) por ese afán de pertenecer o de separarse (según el caso o lo más conveniente) se enfrentan y se radicalizan mostrando una inusitada vena de "corrección"y civismo. Nos hemos dejado manipular, por cada dólar que entra en nuestro bolsillo nos sentimos más fuertes, más únicos, más de mundo. Estúpidos.

Es de imbéciles decir ahora "Guayaquil se opone" cuando hay cosas inevitables como ser parte de un país, donde hay realidades que superan a las minorías. Si no estamos de acuerdo con algo, asumamos que hay un bien común que debe ser considerado, ese "la patria ya es de todos" es un excelente slogan que nos aterriza en otra realidad: la gente está harta.

Entrar a analizar la constitución (la sigo leyendo) o ciertas propuestas, proyectos y detalles sería entrar en terrenos extensos, si hay que creer creamos.

Creo en cualquier persona que sea capaz de revolucionar, congestionar, remover, avivar, enfrentar, encender, apasionar... casi desde cero, y que al menos nos ha motivado a pensar en la situación actual, y también ha despertado lo mejor y peor de un conglomerado llamado Ecuador, que aunque no nos guste, pertenecemos.




2 comentarios:

Vedette dijo...

Interesante post.. es tranquilizante saber que haya gente que quiera el cambio igual que uno.. por cierto el mancito al final de Just dice: "I'll tell you why.. I'll tell you why" la idea es que tu pienses lo que quieras.. Y del putas el apoyo a la movida musical nacional.. www.myspace.com/vedetteecuador

Autómata dijo...

tranquilizante... esa es la palabra...

gracias por la visita y el comentario..

saludos