martes, 12 de octubre de 2010

Y heme aquí, un poco más grande



Uno siempre debe tener su espacio, así sea virtual para compartir a medias, para susurrar cualquier cosa y deshacerse de eso que está aquí dentro rebotando por las paredes del estuche corporal.

Hace pocos días, fui asaltado, secuestrado. Pasé 45 minutos con los ojos cerrados compartiendo un taxi con 3 tipos que me robaron todo. Era el viernes post 30S (nefasto ya de por sí) e ignorando todas las recomendaciones salí en "modo artista" a proyectar un set de visuales en una de esas noches de Diva Nicotina.

Valí.

Luego de eso mi automático interior se replanteó él mismo varias cosas sin consultarme: pocos asuntos importan luego de que un tipo amenaza con asesinarte porque una tarjeta de crédito no tiene todo el dinero que suponía.

Es estúpido, es romántico, es trillado, es normal: pero veo "la vida" diferente. No con colores brillantes y alegría. Todo y casi todos valen verga, incluido yo. Yno me interesa para nada trabajar en cambiar eso.

Pese a todo eso, y no es una estrategia gil de autocompasión  -lo prometo-, todo esto me ha dejado más cosas buenas que malas, detallo:

- Totalmente confirmado: no existe el  bien ni el mal condensados, es cuestión de naturaleza.
- Obviando el problema económico de comprarte (por tercera vez!) los equipos para jugar al "artista visual", realmente creo que he desarrollado un desapego sano a lo material.
- No siempre las personas reaccionan como esperas-necesitas-anhelas que lo hagan. Y está bien (por el trip ese de "la naturaleza".
- Realmente sé lo que quiero seguir haciendo de por vida así no tenga sentido: mis proyectos personales.
- Así estés abandonado detrás de quien sabe qué fábrica en qué recóndito lugar de las afueras de la ciudad: que bien que se siente caminar por tus propios medios, y poder tararear una canción para mantenerse centrado.
- Vencer la costumbre y las imposiciones culturales: (esto es muy cojudo pero anecdótico) estuve a punto de pedirle ayuda a dios, pero algo muy muy adentro de mí lo impidió, decidí hacerme cargo y manejar la situación lo cual resultó efectivo (me devolvieron la cédula, la libreta del banco, mi moleskine y me dejaron 3 latas para el taxi).

De verdad amigos, el resto vale verga, el trabajo da dinero, las cosas materiales se compran o se las carece, y la realización personal no tiene nada que ver con billetes ni con status, el trip es no detenerse chicos, no detenerse.



(la imagen corresponde a un detalle de mi reciente expo en Gye, denominada "Ahí nos vemos")

5 comentarios:

Christian Andrade dijo...

Una lastima oír tu anécdota estimadisimo Señor de las bestias, lamentablemente se esta convirtiendo una costumbre escuchar la misma historia de todos mis panas y recordarla con la mía. Pero bueno, ya somos partes de las estadísticas. y en mi caso, soy parte de las estadísticas de los que se han acostumbrado tanto a esta situación que ni siquiera nos tomamos la molestia de ir a la fiscalía a reportar el incidente. En todo caso, bien por el espíritu de tu post

Autómata dijo...

Estimadísimo Energético, y sí, de que sirve ir a perder tiempo si hay el 99,9% de probabilidades de que no pase nada... y creeme que mas alla de este post y un desbalance químico natural postrauma, yo mismo lo asumí como a quien lo caga una paloma saliendo de policentro, así...

y el resto es solo seguir sin que nada de estas ecuatorianísimas (y latinas, y globales) situaciones me detengan del todo...

un abrazo Sr. Chrispiánd

PrincesaQuil dijo...

Lo del robo no me ha llamado la atención, lo veo a diario por la naturaleza de mi trabajo. Lo que sí me ha saltado es eso de que "estuviste a punto de pedirle ayuda a Dios", y que sea algo positivo para tí no haberlo hecho. Entiendo que lo reprochable de esto es que en los peores momentos es cuando le mendiguemos su ayuda, y en general nunca oremos, ni estemos en su recuerdo. O que esperemos que una fuerza sobrenatural lo arregle todo y no hacer nada.

Pero de ahi... ojalá no seas ateo, o te hayas alejado de Dios por aquella aversión colectiva a las religiones, que no tienen nada q ver con Gran Jefe.

Un abrazo

Vicente dijo...

Muy mal trip lo del robo broder... Estoy de acuerdo contigo en que "sokeamos" como generación y dependemos de toda esta sarta de artefactos que estupidamente "deseamos"... Más alla de lo dogmático y aspiracional te felicito por tu actitud en sacar lo mejor de tan mal rato estas en el patín correcto. Adelante loco y solo Exitos!

Autómata dijo...

Estephanía como vas, gracias por visitar...

Mira, el tema ese es una mera anécdota, el asunto va porque he escuchado a muchos que estando en esa situación colapsan y se echan a llorar y rezar y no se "hacen cargo" de la situación, creeme que no es una postura "anti religión" ni "anti-fe" sino simplemente decidí que si talvez por mi imprudencia de salir por ahí por la calle en momentos como ese pues yo mismo debí asumir dónde y en qué situación estaba y tratar de velar por mí, más nada...


Vicente, bro, la verdad ha servido para darme cuenta de muchas cosas, algo tan turro sirvió para filtrar un poco todo eso que se le va agregando a uno sin quererlo.

Gracias a todos por sus palabras!